Plancha de zinc

Debido a su resistencia al agua, las planchas de zinc presentan una buena solución para recubrir espacios en contacto con la humedad o que están en la intemperie.

6,35 € Desde IVA incluido

* Campos requeridos

6,35 € Desde IVA incluido

Plancha de zinc

  • Plancha de zinc detalle
 

El zinc es un metal de color gris azulado brillante, frágil, frío y de baja dureza. Se utiliza principalmente para formar aleaciones y galvanizar acero y hierro a fin de protegerlos de la corrosión. De hecho, el 50% del zinc utilizado es para crear estas capas protectoras.

Después del hierro, el cobre y el aluminio, es el metal más utilizado. Su falta de resistencia y dureza mejora al alearse con otros metales cambiando, radicalmente, sus propiedades. La aleación del cobre y el zinc produce diversos tipos de latón.

Las nuevas aleaciones superplásticas de zinc y aluminio tienen la capacidad de admitir deformaciones extremas sin romperse.

Aquí presentamos chapas de zinc de 0,5 y 1 mm de diversos tamaños.

  • Resistente a los agentes atmosféricos, sólo se oxida su superficie preservando el resto del metal.
  • Ligero: óptimo para recubrir construcciones, hay que tener en cuenta la posible dilatación y contracción con los cambios de temperatura.
  • Protege el acero frente a la corrosión y hace que sea más duradero.
  • Es reciclable y puede ser recuperado sin perder sus propiedades o si está mezclado con otros metales o materiales. Lo mismo se aplica a todos los materiales galvanizados.
 
 

  • Construcción:  recogida y bajada de aguas pluviales (cañerías, canalones), revestimientos de vuelos de cornisas y, en general, en todos los salientes de las fachadas.
  • Decoración: como recubrimiento de frentes de buhardillas, remates, balaustradas.
  • Industria: transporte, electrodomésticos, ingeniería, y productos químicos, alimentarios
  • Manualidades de todo tipo: maquetas, modelaje, escultura, repujados, joyería, bisutería, aplicaciones y decoración de objetos, ...

 
 

A continuación damos unos cuantos consejos acerca de la manipulación de todas las chapas metálicas en general:

Utilizar siempre guantes de protección.

1. Trazar

  • Antes de fabricar una pieza hay que trazarla según el croquis que hayamos hecho sobre la plancha para que quede lo más exacta posible.
  • Se traza tratando de aprovechar el material al máximo: para las piezas pequeñas se usarán los retales y las piezas grandes se trazarán lo más cerca posible de los bordes.
  • Para dibujar sobre el metal se utilizarán la escuadra, la punta de trazar, la regla y el compás de puntas.

2. Cortar y serrar

  • Tijera de chapa: Sirven para cortar chapas finas de latón, zinc o bronce. Las hay rectas y de filo curvo.
  • Alicates: Para cortar alambres no muy gruesos. Hay de diferentes tipos según sea la forma de la punta: universales, de corte, planos, redondos, de punta curva, etcétera.
  • Sierra de arco de hojas intercambiables de dientes finos.
  • Sierra de calar con cuchilla para metal.
  • Dremel y set de discos de corte para metal.
  • Sierra circular fija o autónoma con discos para metal.
  • Cizalla para metal.

No olvidéis sujetar bien la chapa con sargentos con la boca protegida con un trapo para no marcar la plancha. Para que la plancha no se doble, puede cortarse colocándola entre dos piezas de madera que se cortarán a la vez (esta técnica es también muy útil para cortar metacrilato y otros plásticos puesto que el calor de la fricción apelotona la viruta de plástico).

3. Doblar

  • Si la chapa no es muy gruesa, puede apoyarse en la mesa de trabajo y doblarse por el canto. Si es gruesa debe usarse un tornillo de banco para sujetarla, un taco para amortiguar el golpe y un martillo para golpear.
  • Si queremos doblar la pieza en forma de U, redonda o con una forma determinada debe usarse un molde o una pieza cilíndrica. Para doblar chapas gruesas con formas especiales deben usarse los moldes sujetos al tornillo de banco.

4. Perforar

  • Si la pieza que hay que taladrar es delgada puede hacerse con un punzón y un martillo.
  • Si la pieza es más gruesa será necesaria un taladro eléctrico o una dremel ambas con broca para metales. Para evitar que la broca se desplace al iniciar el taladro hay que marcar el centro con un puntero de acero.

5. Limar

  • Para rematar los cortes de las sierras o tijeras, eliminar rebabas, redondear cantos y aplanar o curvar superficies se utilizan las limas. Éstas pueden ser planas, redondas, triangulares o cuadradas y tener un grano más o menos fino.

6. Uniones fijas y desmontables

  • Para uniones fijas utilizaremos: remaches si la chapa es delgada, soldadura blanda con estaño fundido (sirve para cobre, latón, hojalata pero no es apta para aluminio) o adhesivos apropiados incluyendo la pistola termofusible.